TUITERA ES DETENIDA EN EL AEROPUERTO POR CARGA SOSPECHOSA

A la tuitera Emily Ghoul, un pedido de su amiga la metió en problemas con estas personas famosas por no tener mucho sentido del humor ni paciencia. Su amiga de Surcorea le encargó si le podía llevar algunas bolsas de Flamin’ Hot Cheetos, la variedad favorita de todos de los aperitivos más queridos. Como buena amiga, Emily compró varios y los llevó en su bolso (un Louis Vuitton, como si no le faltaran vueltas peculiares a esta historia).

Lo que no consideró es que la cantidad de bolsas de Cheetos que llevó llamarían la atención de la gente de la seguridad del aeropuerto. Los encargados de seguridad estaban muy confundidos: por un lado, Emily les había causado una preocupación extra (teniendo en cuenta que es un aeropuerto, cualquier cosa fuera de lo común significa una situación problemática), pero por el otro, no tenía nada ilegal ni extraño, solo muchas bolsas de Cheetos.

La dejaron ir, con la advertencia de que a futuro declare de antes cuando lleve esa cantidad de Cheetos con ella.